• Disruptiva

¿Cómo las empresas deben manejar sus planes de reingreso al trabajo en tiempos de COVID?

Actualizado: sep 10

¿Está considerando el manejo emocional dentro de sus planes de reingreso COVID?

El 28 de mayo de este año, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron una actualización de sus directrices de mascarilla, aconsejando a las personas vacunadas que el uso de la mascarilla ya no era una necesidad. Después de este anuncio, las personas comenzaron a cuestionar tanto la intención como la exactitud de tal proclamación. Preguntas como "¿qué significa esto para mí?" y "¿qué hago en público?" fueron algunos de los pensamientos que rondaban por nuestros cerebros mientras nos preguntábamos si el posible principio del fin estaba cerca.


Planificar el final desde el principio


A lo largo de los últimos meses, más o menos, hemos crecido y evolucionado quedándonos quietos. Este fenómeno de maduración como raza humana mientras se reduce drásticamente nuestro contacto físico, movimiento y sentido de comunidad es bastante sorprendente. Esto, por supuesto, fue traído a nosotros por una pandemia global mortal.





Mientras la mayoría de nosotros se esforzaba por conseguir que nuestros compañeros de trabajo pudieran operar desde casa, muchos también empezamos a planificar el reingreso.


En ese momento, muchos teníamos el pensamiento de "¡no desplegar un activo, sin un plan para traerlo de vuelta!". Esta es una opinión que nos han inculcado a lo largo de nuestras carreras de respuesta a incidentes y de realización de simulacros para eventos de alto riesgo y alto potencial.


La buena noticia es que, si eres como yo y empezaste a planificar la reincorporación mientras gestionabas los detalles del trabajo a distancia, lo más probable es que tus planes de reincorporación de hace 16 meses sean sólidos. Sin embargo, hay un componente crítico que puede faltar, y es la gestión emocional.


Incorporar la gestión emocional a tus planes de reincorporación COVID


Cuando se planifican cosas como la reincorporación, el proceso de pensamiento tiende a inclinarse fuertemente hacia los aspectos operativos, tácticos y administrativos del negocio, mientras que se descuida el muy real, muy humano, peaje emocional que ha venido con COVID-19. Mientras tanto, este peaje es una parte muy importante de la continuidad y recuperación de su negocio.


La gestión emocional es igual que la gestión financiera, la gestión de riesgos o cualquier otro tipo de gestión que denominamos Business as Usual (BAU); la diferencia es que las variables son los individuos y las emociones compartidas de los miembros de nuestro equipo.


¿Qué queremos decir con "gestión emocional"?


No hay una forma simple de abordar esta cuestión. Estas emociones pueden ir desde el "¡Sí, estoy tan contento de estar fuera de mi oficina!" hasta "¿Me pongo una mascarilla?". " A caso ¿Está esa persona vacunada?" "¿Le doy la mano? ¿Puedo dar la mano" "¿Por qué estoy aquí?"


En la ruleta de estas emociones se esconden diferentes riesgos que puede mitigar incorporando la Gestión Emocional a su planificación y comunicaciones de reingreso. Sin dejar a un lado, la posibilidad de nuevos escenarios, como una nueva cepa y por ende controles más estrictos que puedan terminar en un nuevo confinamiento.


¿Cómo allanar el camino de la reincorporación con inteligencia emocional?


  1. Elegir un camino con respecto a la postura de su organización sobre el reingreso. Aunque no hay una respuesta correcta o incorrecta, copiar la estrategia de su vecino puede no ser la solución más adecuada para su organización y las necesidades específicas de los miembros de su equipo.

  2. Incluir a la hora de diseñar sus planes estratégicos de reincorporación, los siguientes componentes críticos que deben evaluar e incorporar:


Requisitos de salud y seguridad

Requisitos de vacunación y seguimiento

Tono y formas de comunicación

El papel del liderazgo



Salud y Seguridad


Los requisitos de salud y seguridad variarán según la ciudad, el estado, el país, etc. Si su organización es global, la organización debe decidir si los requisitos variarán según la geografía o si toda la organización se adherirá a la norma más estricta.


Una recomendación en este caso es abordar cada ubicación de forma individual y, al mismo tiempo, tener requisitos generales en toda la organización si no existen restricciones locales.


Por ejemplo, si su empresa decide que las máscaras son necesarias cuando no se puede lograr una distancia social de 1,80 metros, ésta sería la "política de máscaras", a menos que una ubicación específica exija el uso de máscaras al 100% cuando se encuentre en interiores.





Requisitos de vacunación y seguimiento


Otro tema candente. Por ejemplo, algunas organizaciones hacen un seguimiento de los empleados totalmente vacunados y limitan la reincorporación de estos miembros del equipo. Si este es el camino que ha elegido, es importante asegurarse de que se cumplen todos los requisitos de privacidad y de que no hay correlación entre los que no están en la oficina y los que no están vacunados. Esto puede lograrse dando a los empleados la opción de volver a la oficina o continuar a distancia.


Para los que decidan volver, entonces entra en juego el componente de la vacunación. Lo principal que hay que evitar aquí es implementar un sistema de honor para los vacunados. Si decide hacer un seguimiento de las vacunas, haga el trabajo y asegúrese de tener datos completos, precisos y validados.




Tono y formas de comunicación


Deben ser abiertos, constantes y responder a las formas de comunicación habituales de las personas de su organización. No introduzca un nuevo método de comunicación que se salga de los protocolos estándar.


Dentro de estas comunicaciones, concéntrese en un tono que fomente la educación y la elección.


El papel del liderazgo


El papel del liderazgo es ser un agente de cambio y ayudar a impulsar la estrategia elegida. El componente crítico de liderazgo en todos los niveles es traducir la "Estrategia Corporativa" a la "Estrategia de Equipo" y conectar los puntos para sus equipos.


¿Qué grado de flexibilidad y rigidez debería formar parte de su plan?


Una de las principales preocupaciones del liderazgo es equilibrar la cantidad adecuada de flexibilidad y rigidez dentro de los planes y estructuras de reincorporación. Ambas pueden existir dentro de la misma realidad y, de hecho, sus planes de reincorporación deberían tener ambos componentes incorporados.


La idea es tener rigidez en la postura y flexibilidad en la elección.


Las posturas son nuestros valores fundamentales de reincorporación y, como tales, no deben dejarse influir estrictamente por las opiniones de los demás, ya que esta postura también debe ser flexible para permitir la elección. La capacidad de elección no sólo repercutirá en el éxito de la estrategia de reincorporación elegida, sino que también tendrá un profundo impacto en su cultura general.